enneagram institute
acceso alumnos eneagrama

Eneagrama para autoconsciencia

Sobre mí

Pedro Espadas Eneagrama para autoconsciencia

Con esta frase, el Eneagrama aterrizó en mi vida de improviso el verano del año 2.003.

Yo acababa de impartir un taller para ayudar a un grupo de personas, a través del juego y las improvisaciones teatrales, a liberarse de algunos juicios internos que les impedían expresarse con mayor libertad.

Concha Moreno y Pedro Espadas

Era algo que yo me estaba trabajando para ampliar mis zonas expresivas y entrar en la piel de algunos personajes que se me resistían: los tristes, los que sufrían, los perdedores…

Descubrí que había un personaje del que debía desprenderme para lograrlo: el que interpretaba en la vida para que me aceptaran y me quisieran, ése que más tarde descubrí que se llamaba personalidad, ego o eneatipo, y que se sustentaba en un montón de juicios sobre mí mismo.

Russ Hudson y Pedro Espadas

El problema es que no tenía permiso para salirme de su guión y un millón de miedos inconscientes se apoderaban de mí en cuanto que osaba cambiar una línea de su diálogo. Sólo jugando, separándome de mí e improvisando otra personalidad podía aventurarme en esos comportamientos y poco a poco me di cuenta de que era capaz de apropiarme temporalmente de pequeñas nuevas parcelas.

Enneagram Institute certificate

Habiendo llegado por mi cuenta y riesgo a estas conclusiones, ni imaginaba las puertas que se me abrían cuando Concha Moreno, mi Concha, me invitó a uno de sus talleres de Eneagrama para explicarme lo que quería decir con aquella frase. 

Allí encontré el entendimiento de eso que yo andaba observando en el teatro del mundo… y mucho más. El Eneagrama me habló de mis miedos y de mis cualidades, iluminó muchos de mis comportamientos, explicó cómo funcionaba en mis relaciones, en el trabajo, cómo me veían los demás,… Así hasta que sin darme cuenta se convirtió en mi lenguaje para leer la vida. Un modo que me traía serenidad, aceptación y confianza.

Russ Hudson y Pedro Espadas

Como empezaba a saber algo de Eneagrama y sabía inglés, Victoria Cadarso me pidió que le ayudara a traducir los talleres que Russ Hudson iba a dar por primera vez en España. Escuchar hablar a Russ y pensar: “yo quiero saber todo lo que sabe este tío” fue instantáneo, con lo que en cuanto pude, me embarqué en el Programa de formación profesional del Enneagram Institute que se convirtió en el eje central de mi aprendizaje.

Después de Concha, Russ y Don, he tenido la suerte de aprender de muchos otros grandes maestros: Claudio Naranjo, Helen Palmer, David Daniels, A. H. Almaas, Sandra Maitri,… Me he acercado al trabajo del Cuarto Camino, al Sufismo, a la Escuela de Árica,… E intento no perderme ninguna de las propuestas actuales como las de Andrea Isaacs, los Fauvre, Uranio Paes, Victoria Cadarso, Mario Sikora, Robert Holden,… .

Eneagrama Pedro Espadas

Esto enriquecido por el heterogéneo curriculum que mi eneatipo (7) me ha regalado: Icade, Alaia, Palmyra, Peter Pan, y todo lo que está por venir… es lo que comparto en mis cursos para hacer mi parte en el cambio que la Humanidad necesita.

¿Te apuntas?